A menos de dos meses del inicio de la nueva temporada de huracanes, hacemos un llamado al ejecutivo, la legislatura y las instituciones financieras para que actúen en protección del derecho al refugio y a la vivienda de las familias en Puerto Rico. Esta nueva época de desastres toma a nuestro País en condiciones de vulnerabilidad. Enfrentamos la escasez de refugios seguros y adecuados, las secuelas de huracanes y terremotos en nuestra infraestructura así como la falta de protecciones contra desahucios y ejecuciones.  Sobre esto,  la situación económica se agrava por el desembolso tardío de los fondos de recuperación tras el impacto de los huracanes Irma y María y la asistencia del PUA, entre otras ayudas. 

 

Estas próximas semanas nos llaman a actuar, educar y amplificar un mensaje común que proteja el derecho a la recuperación justa, la resiliencia de nuestros hogares y el desarrollo económico ante desastres. Estas cinco recomendaciones van en esa dirección. 

  1. Publicar un listado de refugios adecuados, seguros y disponibles en casos de desastres.

    Estos refugios deben contar con protocolos para el manejo del COVID-19, casos de violencia de género y agresión sexual, atención de personas con diversidad funcional o encamadas, así como protocolos protectores de la niñez. Este listado debe compartirse con municipios, organizaciones de primera respuesta y sin fines de lucro, así como con el público general.

  2. Aprobar una política pública que prohíba desahucios y ejecuciones de hipoteca cuando hay una declaración de emergencia o de desastre mayor.

    El PC 488 y el PS 199 son un paso en esta dirección.

  3. Enviar a cada una de las 27,070 personas solicitantes del Programa de Reparación, Reconstrucción y Relocalización (R3) financiado con fondos CDBG-DR una determinación escrita sobre el estado de su solicitud.

    En los casos en los que se determine elegibilidad, se debe notificar el derecho a solicitar asistencia de alquiler para solicitantes en espera de ayuda. Al día de hoy, se han reparado menos de 800 viviendas y sólo 18 casas han sido reconstruidas. Estas familias todavía viven los efectos de Irma y María en sus viviendas. Actuar en su protección es medular.

  4. Publicar información sobre el número de apelaciones pendientes de solicitudes al seguro de desempleo regular y pandémico (PUA)

    Así como un plan de acción para atender los más de 120,000 puntos controvertibles que obstaculizan el recibo de asistencia para familias trabajadoras elegibles bajo estos programas.Esto incluye también un protocolo para el manejo de los casos de mujeres que no pueden regresar a sus trabajos por falta de cuido para menores y  una política clara sobre cómo se relacionarán estas asistencias con el  seguro de desempleo por desastre (DUA), de este activarse. 

  5. Solicitar a las instituciones financieras que manejan préstamos hipotecarios que hagan disponible un directorio de servicios legales gratuitos a las personas interesadas en procesos de mitigación de pérdidas

    Esto puede hacerse a través de los portales de las entidades bancarias. 

1 Comment

  1. Elsa Melecio Freytes on April 7, 2021 at 3:18 pm

    Gracias por su información es muy valiosa , gracias por su esmero en la recuperación de nuestra gente .y nuestras Comunidades.gracias y muchas bendiciones a todos

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Calendario