Las sobrevivientes de violencia doméstica y la crisis hipotecaria

La crisis no afecta a todas las personas por igual. En marzo, mes de la lucha por los derechos de las mujeres, reiteramos nuestro compromiso con quienes más afectadas se ven por la crisis de ejecuciones de hipoteca. En esta ocasión, escribimos sobre la relación entre violencia doméstica y la pérdida de hogares ante el banco.

La violencia doméstica, que se ocurre en relaciones de pareja, no solo afecta la salud física y emocional de la sobreviviente sino su salud económica. Las estrategias de poder y control ejercidas por la persona agresora conducen a que la sobreviviente no tenga control sobre sus finanzas, crédito y compras.

En el caso de las hipotecas, muchas veces la sobreviviente no participa activamente del proceso de comprar del hogar, a pesar de que ser una de las partes firmantes de la escritura. Otras veces no tiene acceso a la información relativa al préstamo hipotecario ni maneja los pagos de la hipoteca. Una vez la sobreviviente logra romper con la relación maltratante, la persona agresora puede dejar de hacer los pagos de la hipoteca, negarle acceso a documentos importantes como las escrituras e incluso llamar al banco para que no se le brinde información. Cuando ocurren los impagos, la parte agresora puede perpetuar su patrón de maltrato al no participar de procesos de mitigación de pérdidas para atender la deuda acumulada. 

Valerie vive con sus tres hijos en una casa propiedad de ella y su ex esposo. El divorcio entre ellos se dio por un grave incidente de violencia doméstica. Él dejó de pasar la pensión alimentaria y le dijo “prefiero perder mi trabajo a entregarte la pensión”. Además, acudió al Centro de Recaudación de Ingresos Municipales para solicitar que le quitaran la exoneración del pago de contribuciones y así aumentar el pago mensual de la hipoteca. El pago aumentó de $1,200 a $1,600 que ella no podía pagar. Él abandonó el empleo y se mudó a EU. La dejó sin plan  médico para ella y los niños sin notificarle.

Valerie llamó al hotline de Ayuda Legal Puerto Rico porque su ex esposo acumuló una deuda de pensión alimentaria de $7,000 y no había logrado pagar la hipoteca por seis meses.  El banco le ofreció una modificación de las cláusulas de la hipoteca pero ella estaba preocupada de que su ex esposo no acudiera a firmar los papeles de la mitigación de pérdida.  

Es por testimonios como el de Valerie que en Ayuda Legal Puerto Rico hemos advertido que la crisis hipotecaria no afecta a todas las personas por igual. En los casos de violencia doméstica, el poder que tiene una persona agresora para minar los derechos de una sobreviviente para defender su hogar es real. Por eso, hemos creado un Protocolo de Primeros Auxilios para casos de ejecuciones de hipoteca, que contiene varias herramientas legales educativas para que las proveedoras que brindan servicios directos a las sobrevivientes puedan identificar si existe un riesgo de la pérdida del hogar por una ejecución de hipoteca y, de ser así, proveer información primaria sobre los derechos de las dueñas de hogar y cuáles proveedores pueden darle representación legal gratuita. 

Conocer tus derechos es poder

Si usted o una persona que usted conoce tiene dudas sobre cómo defender su hogar de una ejecución de hipoteca puede comunicarse todos los lunes de 9:30 a 12 m y de 1:00 a 4:30 pm a través del livechat de ayudalegapr.org. También puede dejar su nombre, teléfono y un breve mensaje a nuestro hotline al 787.957.3106. 

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.