¿Cómo se vería el Programa R3 que queremos y merecemos?

Ante la situación actual que el País está enfrentando de corrupción y mal manejo de fondos federales, existe una preocupación unánime a través de toda la Isla de que el Programa R3 vaya a ser otro esquema de los abusos que hemos vivido desde el paso de los huracanes Irma y María. Por ende, tenemos que ser más exigentes antes de permitir que el Departamento de la Vivienda comience a utilizar los fondos.  

Bien utilizados

Bien utilizados, los fondos CDBG-DR y el Programa R3 podrían presentar una oportunidad para que las comunidades aseguren viviendas dignas, infraestructura adecuada y recuperación económica.

Mal utilizados

Mal utilizados estos fondos no llegarán a las comunidades que más los necesitan, terminarán beneficiando a sectores particulares y podrían justificar desplazamientos. En una crisis económica y ante el aumento de la desigualdad tras los desastres, urge canalizar estos recursos de forma efectiva y con miras a la recuperación justa y sostenible de Puerto Rico.

Actualmente, la política del Plan de Acción y el Programa R3 se presta para el desplazamiento y discrimen hacia las familias que se encuentran en zonas de riesgo o que no tengan título de propiedad. Para poder asegurar una Recuperación Justa, le exigimos al Departamento de la Vivienda que adopte las siguientes medidas al implementar el Programa R3.

Lo que queremos y merecemos:

1. Un proceso justo

  • Existiría un formulario de solicitud uniforme y accesible al público.
  • Se abrirían centros de información y servicio accesibles a personas de todas las regiones de Puerto Rico. Se proveería un modelo uniforme de declaración bajo juramento para personas sin título formal, que no requiera de un abogado. Las guías establecerían términos de tiempo determinados dentro de los cuales la agencia debe actuar. Habría un proceso claro y uniforme para solicitar reconsideración o revisión de las determinaciones de la agencia, incluyendo un formulario y una oficina designada para recibirlo.
  • Se proveería un modelo uniforme de declaración bajo juramento para personas sin título formal, que no requiera de un abogado.
  • Las guías establecerían términos de tiempo determinados dentro de los cuales la agencia debe actuar.
  • Habría un proceso claro y uniforme para solicitar reconsideración o revisión de las determinaciones de la agencia, incluyendo un formulario y una oficina designada para recibirlo.

2. Elegibilidad y accesibilidad

  • Personas con formas alternas de titularidad serían elegibles, lo cual requeriría cambios en el Plan de Acción y en la reglamentación de la Oficina de Gerencia de Permisos
  • Viviendas en zonas inundares o en riesgo de desplazamientos serían elegibles para mejoras sustanciales o reconstrucción cuando se puedan implementar medidas de mitigación que las harían seguras.

3. Participación ciudadana y transparencia

  • Las guías de implementación estarían sujetas al proceso establecido por la LPAU, es decir, se notificarían al público, se llevarían a cabo vistas públicas y se recibirían comentarios.
  • Consejos Comunitarios regionales evaluarían el funcionamiento del Programa y las decisiones tomadas por los funcionarios de la agencia.
  • Los contratos de todas las compañías que proveen servicios al Programa serían públicos.

Sobre el Programa R3

El Programa de Reparación, Reconstrucción o Reubicación, también conocido como el “Programa R3”, está dirigido a personas cuyos hogares no están en condiciones adecuadas para ser habitados a raíz del paso de los huracanes Irma y María. Su objetivo es proveer viviendas dignas, seguras e “higiénicas” a través de tres tipos de asistencia: reparación, reconstrucción y reubicación.

En Ayuda Legal Puerto Rico queremos educar, informar y generar discusiones en torno a la Recuperación Justa de Puerto Rico. Con ello en mente, creemos que el Programa R3 requiere cambios fundamentales para cumplir con los reclamos de recuperación justa y vivienda digna.

Leave a Comment





WordPress Video Lightbox