Alcance de la declaración de emergencia por temblores

FEMA autorizó  una declaración de emergencia para los 78 municipios de Puerto Rico, para atender los efectos de los temblores de las pasadas semanas. Esta declaración autoriza a FEMA a proveer, a través de su programa Asistencia Pública, asistencia al Gobierno de Puerto Rico, los municipios y algunas organizaciones sin fines de lucro, para que tomen medidas de emergencia.

Al momento, solo se ha aprobado asistencia gubernamental. No se ha autorizado ningún tipo de asistencia directa a las personas que perdieron o sufrieron daños en sus viviendas. No incluye asistencia para reponer o reparar la propiedad o para obtener vivienda transitoria o refugios individuales como hoteles.

¿Qué sí incluye?

Las medidas de emergencias van dirigidas a aminorar o eliminar amenazas inmediatas a la vida, la seguridad o la salud pública, o amenazas de daño significativo adicional a la propiedad pública o privada. Las acciones que puede tomar el Gobierno utilizando los fondos de FEMA incluyen cosas como cubrir los costos de un centro de manejo de emergencias, accesos de emergencias y  medidas de evacuación y refugio.

En circunstancias muy limitadas, bajo esta clasificación, FEMA también puede autorizar al Gobierno podría proveer algún tipo de ayuda para viviendas. Estas circunstancias incluyen medidas de emergencias cuando hay muchas casas afectadas, al punto de que sea una amenaza a la seguridad y salud del pública de la comunidad en general. En esos casos, el Gobierno podría, por ejemplo, demoler estructuras inseguras que amenacen al público, descargar pozos sépticos, o estabilizar una vivienda.

Exigimos acción ahora

A diferencia de lo que ocurrió tras el paso de los huracanes Irma y María, no se ha aprobado asistencia bajo el programa de individuos y hogares. Esto significa que al día de hoy las personas con viviendas afectadas o incluso las que perdieron sus hogares, no tienen la posibilidad de recibir ayuda para refugiarse temporalmente en un lugar más seguro como un hotel, o incluso asistencia de alquiler a más largo plazo en lo que reparan o construyen su hogar. Más aún, no hay un solo centavo en asistencia federal dirigido a ayudar a las personas afectadas a reparar o reconstruir sus hogares. 

Insistimos en reconocer que los desastres no son naturales, son el resultado de la vulnerabilidad que causa pobreza y la inequidad. A dos años de los huracanes, la gente todavía espera por poder reparar sus casas. Ahora tienen que sufrir un vez más los efectos de la mala planificación por parte del Estado y más amenazas a ser desplazados de sus comunidades. 

Urge que se enmiende  la declaración de emergencia para que se apruebe asistencia para individuos y familias. La gente aún espera por una recuperación justa.

Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress Video Lightbox