El recorte a las pensiones y el riesgo a la vivienda

La primera llamada recibida a la línea telefónica de Derecho a tu Casa, el programa de prevención de ejecuciones de hipoteca de Ayuda Legal Puerto Rico, fue la de don Héctor,  un señor de 81 años preocupado por las cartas que estaba recibiendo por parte de la entidad financiera dueña de la hipoteca de su residencia principal. Igual que él, hemos conocido a muchas personas de edad avanzada -a quienes hemos visitado en sus comunidades o escuchado en consultas telefónicas- que tienen hipotecas sobre sus residencias principales. 

Algunas tienen hipotecas reverse que si bien no tienen un gasto de hipoteca mensual, se exponen a una ejecución si no están al día en los pagos de seguros y contribuciones. Otras tienen hipotecas que pagan con los ingresos recibidos a través de sus pensiones. 

Es por esto que en Ayuda Legal Puerto Rico recibimos con gran preocupación la noticia de que la Junta de Control Fiscal impondrá -como parte del “acuerdo de reestructuración”- un ajuste de un 8.5% a las pensiones de las personas jubiladas del Gobierno de Puerto Rico, que reciban una pensión de $1,200.00 mensuales o más.

Como hemos dicho previamente, definimos riesgo de perder una propiedad por una ejecución de hipoteca como la posibilidad próxima y real de que una persona pierda su residencia principal por falta de capacidad de pago para cubrir el gasto mensual de su hipoteca.

Del ajuste concretarse, el mismo supondría un riesgo adicional para las personas jubiladas -muchas de ellas, de edad avanzada- pues, en una economía deteriorada donde la mayoría de las personas vivimos mes a mes, cualquier merma en los ingresos puede ponernos al borde del impago a miles de personas.  

Los cientos de testimonios que hemos escuchado a lo largo de los últimos años nos convencen de que la crisis hipotecaria no aplica a todas las personas por igual y que, por regla general, la hipoteca es lo último que se deja de pagar. También sabemos que las políticas de austeridad agravan la precariedad de nuestra gente más vulnerable y violenta los derechos fundamentales de la población en general.

La Junta de Control Fiscal, el Gobierno y las entidades hipotecarias no pueden ni deben desentenderse de esta realidad a la hora de determinar y ejecutar sus políticas. 

La gente, siempre, antes de la deuda.

Ninguna persona está sola ante la pérdida de su hogar. Queremos acompañarte y compartir las herramientas para que estés en mejor posición de defenderte. Si hoy dejaste de pagar la luz, el agua, la comida o la medicina para pagar la casa, si hoy sabes que mañana no podrás pagar o conoces a alguien en esta situación, ven.

Este sábado 26 de octubre a las 10 am en Café Lab compartiremos un taller legal educativo sobre hipotecas, abierto al público general.

1 Comment

  1. Rebeca on November 1, 2019 at 5:06 pm

    A mi me negaron la ayuda cuando el huracán y todavía me la niegan. Gracias por su atención

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WordPress Video Lightbox